2 mar. 2012

Have a nice night!

Pongámonos en situación:

Hace cosa menos de un año salí un sábado por la noche con un grupo de amigo/as. Primero estuvimos en la residencia de algunos de ellos bebiendo algo y luego nos fuimos a un irish pub que al parecer es bastante conocido aquí, aunque yo no había estado nunca. Cuando entramos fuimos directas a la barra a pedir algo y comenté que el camarero era bastante mono, a lo cual una de mis amigas me contesto que parecía español. Y yo, que ni de coña, ni alemán ni español fijísimo. Así que, como teníamos la duda dije cuando le vaya a pagar, le pregunto. Y efectivamente, le pregunté y resultó ser australiano. Nos fuimos a bailar felices después de nuestros chupitos, y entre baile y baile me entró el subidón/paranoia/ocurrencia/borrachera (llámalo X) y dije, pues le tengo que dar mi número de teléfono (primera vez en mi vida que hacía algo así). Problema: no tengo ni boli ni papel. Solución: una amiga saca del bolso una postal de publicidad (aquí las hay en las puertas de los baños de todos los bares) y yo me acuerdo de que llevo el lápiz de ojos en el bolso. Escribo mi número de teléfono y me voy a por una cerveza (para lo cual tuve que esperar un buen rato a que me atendiese él y aun por encima le dejé propinaza porque en el momento de pagarle y darle el teléfono me quise morir de la vergüenza y salí corriendo de allí!).  Seguimos de fiesta y al día siguiente de risas rememorando la noche y viendo la película He's just not that into you. Mítica comedia americana romántica pero que cuenta unas cuantas verdades y escenas típicas de chicas, que más de una vez nosotras mismas o alguna amiga ha protagonizado (por mucho que nos pese). Principal conclusión: si no te llama es que no le interesas, cosa bastante obvia pero que algunas veces olvidamos.
Nos ponemos a lunes, y para mi sorpresa cuando estoy saliendo del trabajo me llega un mensaje. Y sí, era del camarero, preguntándome que tal había acabado la noche y si quería quedar algún día para tomar algo. Así que aprovechando que el jueves era festivo, quedamos el miércoles por la noche. Estuvimos en un bar tomando un par de cervezas y luego decidimos ir a otro a por una tercera y a eso de la una y pico decidimos que ya era hora de irse. A todo esto, pensé que iba a ser todo más raro, pero la verdad es que para no conocerlo de nada y teniendo en cuenta que el acento australiano es un poco jodido, la cosa creo que fue bastante bien, sin los míticos silencios incómodos y esas cosas. Siguiendo con la historia, llegamos a la estación de metro y para el mío faltaban 15 minutos y para el de él media hora, y teniendo en cuenta que desde allí hasta mi casa se tardaban 10 minutos a pie, le sugerí ir caminando hasta mi casa y que lo cogiese en mi parada para que no tuviese que esperar tanto. Llega el momento despedida y cuando le voy a dar dos besos, me entra y nos liamos hasta que se tiene que ir para no perder el metro. Y no, no lo invité a subir, porque justo ese día me acaba de mudar, tenía la habitación desmontada, no tenía sábanas para mi nueva cama y tampoco hubo tanta química como para invitarlo. De hecho ahora que lo pienso, fueron unos besos muy sosos.
Llega el viernes, quedo con unos amigos, les cuento la historia y les pregunto si debería mandarle un mensaje: la verdad es que me pareció majo y creo que lo pasamos bien, nos tomamos 3 cervezas!!! Digo yo que si ves que la cosa no va bien cortas antes, y más si hay cambio de bar entre medias, no? Entre eso, y que además a veces peco de impaciente, me decidí a escribirle:
- Hola qué tal? Espero que el otro día cogieras bien el metro! La verdad es que me lo pasé muy bien, si quieres quedar otro día para tomar algo avísame! Besos.
- Respuesta: Hola, sí, lo cogí sin problemas. Ahora estoy en el bar esperando a ver si tengo que trabajar esta noche. Have a nice night!

HAVE A NICE NIGHT?!?!?!?!?!?! Mi cara fue un cuadro. En serio, me entras y luego me dices have a nice night? No lo entendí muy bien, pero sin más, había sido sólo una cita y tampoco es que esperase que fuese el amor de mi vida! Así que me dí por enterada y no le volví a dar señales de vida, igual que el no volvió a aparecer.... hasta este sábado!

Estoy en casa con una de mis compañeras y me llega un mensaje de un teléfono que no tengo grabado en la memoria (justo hacía unas semanas que había hecho limpieza de teléfonos):

- Hey Mirna. Can I please get a lift with you to Hamburg tomorrow? You leave at 19:00 from the HBF (estación de tren)? Aiden.

- Con cara de WTF??? le contesto: Hey! You must be confussing me with somebody else, i'm in HH but i´m not going anywhere tomorrow, sorry! Mirna.

- Sorry wrong number :-P Who are you again? I'm really bad with names.

- Yes, I´m Mirna... Are you Aiden from the Irish pub?

- Yes I am. I´m in Istambul at the moment (digo yo que a mí que me importa!). When did we meet?

- Well, I gave you my number in the bar, we met in the Sofa bar, and afterwards you kissed me in front of my house. It was around june.

- Yes, I remember you! Sorry names are hard to remember. Have a nice night. Aiden.

HAVE A NICE NIGHT!!!!! En serio??? otra vez??? En fin, que mi compañera y yo seguimos a gintonics, echándonos unas risas, pero me pareció una cosa bastante surrealista! 

Os ha pasado algo parecido alguna vez?  O cual ha sido la forma más rara en la que han pasado de vosotros?

Así que eso, have a nice a night and a great weekend!!







4 comentarios:

  1. Jajajajaja vaya con Aiden... Pero bueno, so los besos no te invitaron a subirlo a tu cuarto por muy desmontado que estuviera... malo.
    Un poco aprovechado además...hmmmm no me mola jaja. Me ha pasado muchas veces ésto de que por arte de magia haya tíos que se acuerden de ti, suele pasar, eso si, con objetivos bastante claros jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo peor es que no se acordó de mí por interés, simplemente porque se confundió de persona, you know...names are hard to remember ¬¬ Lo que yo interpreto como un: "es que conozco tantas tías todas las noches al trabajar en un bar que es imposible acordarme de todas". Le tenía que haber mandado un último mensaje con un "haz limpieza de teléfonos!!"

      Eliminar
  2. Maravillosa historia. A mí dejaron de pasarme estas cosas cuando dejé los guiris y me pasé a producto nacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasaría, pero no conozco producto nacional por aquí y las pocas veces que voy de visita a España la cosa no es que vaya mucho mejor. El mercado está muy mal!

      Eliminar